enero 21, 2020

5 hitos para una campaña del terror en la Historia de Chile: De la Guerra de Don Ladislao a Chilezuela.

En medio de la contingencia nacional de un Proceso Constituyente inédito en la historia de Chile y a la vez marcado por la trasnochada campaña del terror usada para abortar la Convención Constituyente, se hace necesario recalcar las coyunturas envueltas en la campaña comunicacional del miedo. Éstas han existido como una estrategia de propaganda política para promover y difundir- principalmente en tiempos electorales- información distorsionada que emite un bando político hacia su electorado sobre los efectos nefastos que pueden ocurrir si ganase el bando rival.

La utilización del miedo fue una estrategia de los grupos de poder que usaron por generaciones para mantener al pueblo en estado pasivo e irreflexivo. Se hace bajo la creencia de que la gente común es ingenua e ignorante, tomando en consideración lo que decía el ministro de propaganda nazi, Joseph Goebbels: ´´Una mentira mil veces repetida, se convertirá en verdad''. Esperamos que los fieles lectores de este blog aprendan la lección de lo que enumeramos a continuación:


1- Guerra de Don Ladislao (1920). 

Su nombre se debe al ministro de defensa a cargo en 1920 llamado Ladislao Errázuriz. Esta ´´guerra'' fue un montaje político- militar que sucedió a mediados de 1920, cuando el entonces presidente Juan Luis Sanfuentes ordenó la movilización parcial del Ejército del país por antecedentes secretos que hacían plausible el inicio de una guerra contra el Perú.

Todo esto estaba enmarcado en un ambiente de crispación política con motivo de las elecciones presidenciales de ese año que enfrentaban al liberal Arturo Alessandri Palma con el conservador Luis Barros Borgoño, candidato oficialista. La candidatura de Alessandri había movilizado a amplias capas de la población, particularmente la emergente clase media y la clase obrera. Las elecciones se realizaron el 25 de junio, pero ante la existencia de un empate técnico, la definición quedaba en manos del Tribunal de Honor, constituido por el parlamento. Sin embargo, los liberales temían que que este tribunal, dominado por los conservadores, dispusiera el triunfo del candidato oficialista alegando irregularidades en las elecciones.

Posteriormente el 15 de julio de 1920, el presidente Sanfuentes ordenó la movilización de tropas hacia el norte, por indicaciones del ministro de guerra Ladislao Errázuriz. De hecho reclamó que Perú y Bolivia proyectaban una ofensiva militar a gran escala contra el país con el objetivo de reivindicar territorios perdidos en la Guerra del Pacífico, aprovechando que pocos meses antes el gobierno boliviano había presentado a la Sociedad de Naciones un alegato por su condición mediterranea y en el caso del Perú un año antes había ocurrido un golpe de Estado propiciado por Augusto Leguía. Esto provocó una movilización de tropas peruanas en las cercanías de Tacna, que en esa época estaba ocupada por tropas chilenas.

Ante este contexto de ´´aires de guerra'' muchos jóvenes chilenos, especialmente aquellos pertenecientes a las nefastas ligas patrióticas y al Partido Conservador acudieron en masa a inscribirse en los cuarteles. La prensa creó un clima de guerra y quién mostraba suspicacias era tildado de ser ´´vendido al oro peruano''. Un ejemplo de ellos eran las Sociedades Patrióticas (conformado por veteranos de la Guerra Pacífico), vinculados a la derecha política, que reaccionaron acusando a los sindicalistas y estudiantes como ´´traidores a la patria''

Esta organización y políticos conservadores insistían en mantener la unidad nacional ante el enemigo, mientras la oposición de estudiantes y sindicatos, tanto de izquierda como liberales, acusaban al régimen de engañar al país con una guerra ficticia de tinte chauvinista, solo para impedir que Arturo Alessandri asuma el poder.

El ministro Errázuriz tras su declaración de guerra el 15 de julio se enfrascó en una discusión con la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech) y con los sindicatos obreros que el 19 de julio cuestionó la veracidad de la noticia tachándolas de rumores sin fundamento. También cundió el descontento entre los soldados y oficiales jóvenes de la Guarnición de Santiago trasladados al norte sin un plan de campaña por parte del Estado Mayor y sin instrucciones precisas para operaciones bélicas. 

Ya el 21 de julio de 1920, una turba nacionalista asaltó la sede de la Fech destruyendo sus instalaciones y sus líderes terminando detenidos, iniciándose el ´´Proceso de los Subversivos''.

Al confirmarse esta farsa se desprestigió el ´´Proceso a los Subversivos'' y al Tribunal de Honor no le quedó otra alternativa que proclamar a Arturo Alessandri como ganador de las elecciones de 1920.

Cómo complemento a esto en las elecciones de 1920 se le acusaba a Alessandri de que si era presidente se iba a implementar un régimen comunista o anarquista. Todo esto enmarcado en el contexto internacional de la Revolución Bolchevique de 1917 . Esto no les suena parecido con el presente?? Se evidenció que el "León de Tarapacá" estuvo lejos de caer en aquel régimen y por el contrario se cometieron matanzas contra la clase obrera.


2.- Elecciones presidenciales de 1970 (Allende vs Estados Unidos).

En estas elecciones de 1970 se presentaron tres candidatos. Salvador Allende de la Unidad Popular, Jorge Alessandri del Partido Nacional y Radomiro Tomic de la Democracia Cristiana.

Fue una campaña política marcado por una ascendente polarización ideológica y por una distorsión de la información en los medios de comunicación en general.

En esta ocasión Salvador Allende postulaba a su cuarto intento por llegar a la presidencia.

Viendo que era inminente el triunfo de Allende, los adversarios políticos comienzan una campaña comunicacional de desprestigio contra la ´´Vía Chilena al Socialismo'' que quería implementar el futuro presidente. La ofensiva comunicacional la encabezaba el Mercurio, el gran representante de la oligarquía y del pensamiento conservador. 


¿Qué se rumoreaba del inminente gobierno socialista?

La Unidad Popular que era el conglomerado que encabezaba Allende realizaría la quema de iglesias, enviaría los niños a Cuba para adoctrinarlos, le quitaría  las casas a la gente del barrio alto para dárselas a los obreros; también nos ocuparía el ejército soviético y tendríamos que vestirnos todos iguales como en China, entre otras cosas. Se pagaron millonarias campañas y quizás una de las más recordadas fue la de pintar más de dos mil paredes con la frase SU PAREDÓN, insinuando que el futuro gobierno de Allende fusilaría a los opositores una vez llegado a la moneda.

Así Washigton transpiraba e inyectaba a la propaganda como enajenado contra el peligro de otra revolución cubana en Chile.

Documentos desclasificados por los organismo de inteligencia de Estados Unidos confirman que ese país intervino en las elecciones chilenas de 1958 y 1964 para evitar la elección de Allende y su proyecto de socialismo en democracia. Durante los años sesenta los norteamericanos financiaron al Partido Demócrata Cristiano, a otros grupos políticos, a radios y periódicos para hacer propaganda negra anticomunista.

La elite y los Estados Unidos utilizaron todas las herramientas a su alcance: la coacción, el engaño, los sobornos y la propaganda masiva. Aplicaron el terrorismo, el homicidio selectivo, el sabotaje industrial, el acaparamiento de alimentos, la prensa incendiaria y el bloqueo económico. Fueron ayudados por una clase media influenciable y miedosa, por gremios de transporte, colegios profesionales, comerciantes y por todos los que se acoplaron  a la reducida, pero poderosa elite chilena. 


3.- Plan Z: El mito fundacional de la dictadura de Pinochet.

11 de septiembre de 1973 se realiza un golpe de Estado contra el gobierno socialista de Salvador Allende que pone en su lugar a una junta de gobierno militar (alias dictadura) que duraría 17 años encabezado por el traidor Augusto Pinochet. En la actualidad existe un consenso generalizado de que las Fuerzas Armadas consiguieron el control del país sin problemas en ninguna localidad desde aquél dramático golpe de Estado. La escasa resistencia fue dispersa y poco cohesionada. Entonces ¿Cómo justificar la violencia estatal con que se actuó desde el mismo 11 de septiembre contra el Palacio de Gobierno y las autoridades competentes? También ¿Cómo justificar el exterminio que se aplicaba hacia los civiles desarmados y adherentes al gobierno de Allende? Pues inventando algo sensacionalista.

El 22 de septiembre de 1973 el coronel Pedro Ewing y el encargado de comunicaciones de la junta, Federico Willoughby, le comunicaron a la prensa que habían encontrado documentos en la caja fuerte de la Subsecretaria del Interior. Un supuesto PLAN Z que consistía en una operación a gran escala para asesinar a los Comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas durante una cena en la moneda, a todos los altos oficiales del Ejército durante la parada militar del 19 de septiembre; a cientos de familias pudientes de diversas ciudades de Chile, y también para tomar el poder por asalto ayudados por veinte mil guerrilleros cubanos para instalar la ´´dictadura del proletariado``. Asimismo, el documento dejaría constancia del objetivo de dinamitar los tribunales de Justicia, el Congreso y el diario El Mercurio, tras lo cual Allende saldría de su balcón anunciando la nueva república marxista de Chile izando una bandera roja en La Moneda.

La verdad que ese plan fue una invención, una acción de propaganda de los militares, y así lo hizo saber después tajantemente el propio Federico Willoughby, encargado de comunicaciones de la junta. Y Gustavo Leigh declaró lacónico ´´El Plan Z nunca existió ''. Los archivos desclasificados de la CIA son concluyentes al respecto: nunca existió un plan de esa naturaleza, ni mucho menos la capacidad del gobierno de Allende para coordinar una acción de esa envergadura a nivel nacional. Jamás encontraron ni rastro de los veinte mil cubanos ni las veinte mil armas. Todo fue un pretexto para terminar con las ideas que propuso Salvador Allende, razón para que muchos en Chile pensaran que estaba bien matar a miles de personas  porque eran ´´ellos o nosotros''.


4.- Plebiscito de 1988 (Pinochet y el chivo expiatorio hacia el ´´comunismo'')

Ya con 15 años de Pinochet en el poder y cumpliendo una disposición transitoria de la ilegitima Constitución de 1980 el dictador convoca a plebiscito revocatorio para el 5 de octubre de 1988. Para la campaña del SI al dictador, ésta se enfocó en el desprestigio de la campaña oponente diciendo uno de sus panfletos:" Los marxistas controlan el NO" (comunistas, socialistas, miristas, rodriguistas, la vieja y siniestra Unidad Popular). Cree usted que esta es una buena compañía? Democrática y confiable? Pienselo y decidase. Aún es tiempo!" Se percatan de lo distorsionado que eran los postulados de SI? Es poco serio e irresponsable a sabiendas. Todos sabemos cómo fueron los gobiernos de la Concertación durante 20 años. Estuvieron bien lejos de ser marxistas y además mantuvieron y administraron el espíritu de la Constitución de 1980 junto con el modelo económico neoliberal basado en el individualismo y la usura financiera. Por ende la campaña del SI apelaba a valores cristianos y conservadores como la integridad de la familia, el respeto a la propiedad, y la mantención de la moral. El comunismo era el gran monstruo que se tenía que erradicar (ya en esa época en decadencia en Europa del Este).

Sin duda que esta campaña del SI fue un gran abuso propagandístico basado en el miedo e instalando un imaginario colectivo de guerra psicológica maniqueista. Esperamos que los lectores de este carismático blog consideren está campaña del terror como una moraleja para el Proceso Constituyente en curso. Los argumentos constructivos son los que tienen que prevalecer en la franja electoral constituyente en desmedro de las falacias y comparaciones desproporcionadas.



5.- Elecciones presidenciales del 2017.(Piñera y ´´Chilezuela'').

Ya en pleno segundo gobierno de Michelle Bachelet (2014-2018) paulatinamente empezó la decepción ciudadana por aquel gobierno por las expectativas que se tenía de las reformas que ella estaba impulsando. Aparentemente el malestar se debía al crecimiento desacelerado de la economía y una merma en la tasa de empleo. En este contexto Sebastián Piñera (que ya había sido presidente) se proyectaba como el gran mesías para Chile que vendrá a darnos crecimiento económico eterno, más empleos y erradicación-parcial- de la delincuencia de connotación social. Antes estas promesas electorales iba puntero en las encuestas. Parecía que Piñera se candidateaba por primera vez a la presidencia de la república porque pareciera que Chile padeció de una importante amnesia colectiva impulsada por los medios de comunicación tradicionales que le cuidaban la espalda a Piñera. Realmente a los chilenos se les olvidó como fue su primer gobierno?. Ante esto es importante destacar también el candidato presidencial opositor a Piñera para las elecciones del 2017 que era Alejandro Guiller, candidato independiente que era apoyado por la Nueva Mayoría incluyendo al Partido Comunista. Ante esto la batalla comunicacional estaba desatada, el presidente de la bolsa de comercio de Santiago ´´profetizaba`` que si pierde Piñera las elecciones habrá un ´´colapso accionario'', la gran pregunta es con qué argumentos puede predecir el futuro?. La respuesta es simple le aportó dinero a la campaña de Piñera. Declaraciones públicas con conflictos de interés.

Además esta campaña del terror estaba marcado por la coyuntura internacional, principalmente por lo que pasaba en Venezuela marcado por una crisis inflacionaria que tiene como presidente a Nicolas Maduro. Por eso en un acto oportunista las declaraciones del Canciller chileno Roberto Ampuero en su cuenta de Twitter decía lo siguiente

´´Nicolás Maduro respalda al Compañero Alejandro Guillier. Esto no es campaña del terror, sino lisa y llanamente la campaña del chavismo y castrismo a favor de Guillier''.




Esta declaración esta basada en un fake news ya que el apoyo de Maduro a Guillier provenía de una cuenta falsa de Twitter y además estaba desactualizada.

Aprovechando el vuelo de la odiosa comparación entre Maduro y Guillier, Piñera lanza una manipulable declaración en su cuenta de Twitter:

´´Yo veo que el candidato Guillier está cada día más violento, más demagogo, más populista, más errático y se parece cada día más a Maduro, y yo me pregunto donde nos conduce ese camino''  

El termino Chilezuela se tomó el debate público desde noviembre de 2017 cuando la elegida diputada Erika Olivera diera declaraciones del terror diciendo que no quería ser como Venezuela. Así un militante UDI Marío Caceres se colgó de esta declaración  diciendo textualmente ´´No a Chilezuela'' 


Esta vez el karma hizo efecto y el gobierno de Piñera ha sido el más impopular de Sudámerica marcado por violaciones a los Derechos Humanos ratificado por organismos internacionales por querer reprimir al movimiento social.

Ahora solo queda apelar al criterio del lector para que no sea engañado otra vez por la desinformación, el engaño y el sensacionalismo.





Rodrigo Bustos. Licenciado en Historia. Chile.

diciembre 01, 2019

Los 6 grandes estallidos sociales de América Latina.


En medio de una serie de protestas en Latinoamericana se hace interesante recordar al lector los principales estallidos sociales durante el siglo XX en el continente en el cuál ha estado marcado por represiones y masacres de parte de los gobiernos de turno. Los casos son los siguientes:


1.- Colombia: El Bogotazo (1948).

Fue una serie de disturbios populares ocurridos en la capital colombiana, Bogotá, que fueron los efectos del asesinato del líder del Partido Liberal, Jorge Eliécer Gaitán ocurrido en Abril de 1948 ocurrida después de las elecciones presidenciales.

La ola de manifestaciones que se expandió a otras ciudades y regiones del país, desencadenó el comienzo de la era denominada ´´La Violencia`` que historiograficamente duró 10 años. No obstante, fue el preludio de un conflicto interno armado que se ha estado vigente hasta la actualidad. 



2.- Venezuela: El Caracazo (1989).


Fue una gran rebelión como rechazo al paquetazo económico del segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez denominado el shock neoliberal o el Gran Viraje que tenía como medida principal el aumento del precio de la gasolina y de los servicios básicos. Todo bajo la tutela del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Como antecedente en la década de los 80 el país se endeudó después del boom petrolero de la década anterior. Ya con la caída del precio internacional del crudo el gobierno de entonces tuvo que devaluar la moneda en 1983. Después de esto las políticas económicas de los gobiernos de Herrera Campins y Lusinchi fueron inútiles(como el sistema de control de cambios y del control de precios respectivamente) para detener la espiral inflacionaria generando una falta de credibilidad en el sistema financiero.

La respuesta de Carlos Andrés Pérez a esta revuelta fue aplicar el Plan Ávila que consistía en instalar a los militares en la represión de las manifestaciones legitimas que dejó un saldo de 276 muertos acorde a reportes oficiales

Este acontecimiento fue el preludio del ascenso de Chávez al poder y la respuesta a la falta de legitimidad de los partidos políticos tradicionales (como el COPEI y Acción Democrática). 



3.- Chile: la crisis financiera de 1983.

En 1981, el déficit de la balanza de pagos era un 20% mayor que las exportaciones y alcanzaba a un 15% del Producto Nacional Bruto (PIB).

Durante los años 1982 y 1983 se agravó la crisis dando origen a una recesión que afectó tanto a los industriales como a trabajadores, debido a la quiebra de numerosas empresas.

Como consecuencia de la debacle económica Chile no pudo sostener el dólar fijo en 39 pesos. Por eso en junio de 1982 se procedió a la devaluación del peso que encareció todas las deudas contraidas en dólares.

En enero de 1983 se produjo una intervención estatal de cinco importantes entidades bancarias junto con la liquidación de una serie de fondos mutuos en los cuales habían comprometido sus ahorros pequeños y medianos inversionistas.  


Todo esto ocasionó una cesantía de más del 20% y el gobierno se vió obligado a formar el PEM y el POJH como empleos de emergencia. Ante esta anomalía e injusticia social la Confederación de Trabajadores del Cobre convoca a una marcha nacional en mayo de 1983 que es considerada por muchos como la primera gran Marcha contra la dictadura de Pinochet. Algo que marcaría un precedente en la articulación social y política contra el régimen que ya cumplía de 10 años sin mayor contrapeso.

Ante esta coyuntura se conforman las Jornadas de Protesta Nacional integrada por estudiantes, sindicatos, mujeres y pobladores que reclaman por la cesantía, la libertad y la vuelta a la democracia. 


4.- Bolivia: La Guerra el Gas (2003).

El conflicto se centró en la decisión del Presidente Sánchez de Losada de exportar gas natural hacia México y Estados Unidos por puertos chilenos. La prioridad de la demanda del pueblo boliviano era la NO exportación del gas natural hasta que existiera una política para abastecer el mercado interno, de la misma forma por los precios bajos a lo que se pretendía exportar este recurso, que eran menos de un dólar el millar de BTU (Unidad de energía utilizada principalmente en equipos de aire acondicionado). Ya cuando ocurre una gran insurrección popular (principalmente en la Paz y el Alto) en contra de esta medida el presidente Sánchez de Losada activa el Plan República que tuvo el resultado de la salida de los militares a la calle en septiembre del 2003 dejando un saldo de 64 muertos y 228 heridos. Viéndose acorralado por la falta de respaldo político, por las protestas masivas y los bloqueos de caminos, Sánchez de Losada renuncia a su cargo el 17 de octubre de 2003. Ya en el siguiente gobierno de Carlos Mesa se realiza un Referéndum Vinculante sobre el uso del gas natural. Las preguntas referidas a la anulación de la ley de Hidrocarburos, la recuperación de los hidrocarburos para el Estado y la refundación de los Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) obtuvieron un amplio respaldo ciudadano.


5.- Ecuador: Feriado bancario y dolarización de la moneda. (1999-2000):

Como antecedente a este desastre financiero podemos mencionar que en 1992 durante el gobierno de Sixto Durán Ballén y Alberto Dahik, con la liberación del sistema financiero se despojó al Estado del control de las instituciones financieras.

En 1995 ocurrió el ´´salvataje bancario''. El Banco Central y el Banco Continental acordaron la creación de la línea Facilidad de Crédito de Liquidez. Un año después, el Banco Central concedió al Banco Continental un crédito subordinado de 485 mil millones de sucres (133 millones de dólares).

En 1999 ocurrió el feriado bancario que duró una semana. En medio de ésto el presidente Mahuad firmó el decreto Nº 685 que ordenaba el congelamiento de los depósitos durante un año en cuentas corrientes con más de 2 millones de sucres y en cuentas de ahorro de más de 5 millones de sucres.

Luego de estos anuncios se generó un desconcierto en la población al no poder recuperar sus ahorros, mientras se reportaron desmanes, protestas e incluso suicidios dentro del país. 

En noviembre de 1999, el Tribunal Constitucional declaró ilegal el congelamiento decretado por Mahuad, y para el 9 de enero del 2000 el gobierno ordenó la dolarización del sistema financiero para supuestamente frenar la inflación.

12 días más tarde, el 21 de enero el presidente presenta la renuncia tras la toma del palacio de Carondelet por parte de grupos indígenas, entre ellos, la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE).





6.- Argentina: El Corralito bancario (2001).

Desde 1998 Argentina pasaba por un proceso de recesión económica, en parte impulsado por la ley de Convertibilidad ( paridad 1 peso/1 dólar) vigente desde 1991 para combatir la inflación.

Para sostener la convertibilidad se necesitaba el ingreso de dolares en demasía, algo que en los primeros años se logró con la privatización de empresas públicas y de los fondos de pensión.

Siguiendo con una economía agroexportadora precaria el país se vio obligado a caer en la deuda externa a altos intereses.

En 1999 asume el gobierno de la Rúa con la promesa de mantener la convertibilidad (que termina siendo una de las causas del corralito).

La crisis llegó a su punto culmine el 29 de noviembre de 2001 cuando los mega inversionistas comenzaron a retirar sus depósitos monetarios de la banca, y en efecto, el sistema bancario se saturó por la fuga de capitales y la nefasta decisión del Fondo Monetario Internacional de negarse a refinanciar la deuda. Ante esta situación el gobierno de La Rua respondió con el bloqueo de los ahorros de los argentinos y limitó la retirada de efectivo de los bancos a 250 pesos por persona a la semana. Se pretendía de este modo frenar la fuga de capitales que había hecho desaparecer del país más de 20.000 millones de dólares en un solo año, como efecto del contagio de la crisis brasileña (efecto samba). 

Ante esta crisis el Presidente de la Rua decretó Estado de Sitio el 19 de diciembre del 2001 y al día siguiente renuncia provocando una inestabilidad política, económica y social, todo esto bajo el lema popular ´´Que se vayan todos''.


Fuentes:

1.- Froilan Giebel. Historia de Bolivia. Editorial Don Bosco.

2.- Osvaldo Silva Galdames- José Luís Schoroeder Gutiérrez. Historia de Chile Ilustrada. Desde los orígenes de la humanidad hasta el último decenio del siglo XX. 




Rodrigo Bustos. Historiador. Chile. 

noviembre 26, 2019

La rebelión popular en Chile no solo es ahora¡¡: Las jornadas de protesta en 1983-1984.

Los antecedentes mas próximos a las protestas que tienen lugar hoy en Chile, se deben buscar durante la dictadura de Augusto Pinochet, ya que entre los años 1983 y 1984 tuvieron lugar las doce protestas mas grades de la historia de Chile, bajo un ambiente de represión y en la mayoría de los casos bajo estado de sitio.

Pare entender las diferencias y similitudes con las protestas de la actualidad en Chile, este articulo busca explicar las claves que originaron esas protestas desde una perspectiva histórica, ademas de señalar su cronología.

El contexto nacional en el cual surgen las protestas, se caracterizo por una profunda crisis económica, que genero una caída de 14 puntos en el producto interno bruto nacional, lo que llevo al gobierno militar a abandonar, por primera vez desde que estaba en el poder, la ortodoxia económica neoliberal impuesta por los Chicago Boys. Esta grave situación económica implico que el gobierno interviniera la economía, en especial la banca, contraviniendo los dictados de los teóricos del libre mercado.

Ademas de la situación económica, inciden en la génesis de las protestas el inmovilismo político del régimen, una división creciente al interior de los partidarios del gobierno que termina en un cambio masivo de gabinete que desplaza a los Chicago boys. A esto se debe agregar un creciente descontento hacia las políticas de represión de la dictadura, destinadas a la represión política y a la atomizacion social.

Aunque la primera gran protesta nacional se realiza de manera espontanea en mayo de 1983, es convocada principalmente por la confederación de trabajadores del cobre CTC. Ante la grave crisis económica los trabajadores del cobre habían realizado un llamando a huelga. Pero dada la posibilidad de fracasar llama a la población a manifestar su descontento en las calles. El llamado propone una serie de acciones que pueden realizarse de manera individual, en pequeños grupos o de forma masiva, como no mandar a los niños a clase, no realizar compras, hacer reuniones en los lugares de trabajo, hacer ruido con las cacerolas a partir de la tarde. El éxito de la primera protesta en inmenso y supera las expectativas tanto del régimen como de la oposición.

Las movilizaciones contra la dictadura, tuvieron varios factores que les dieron un carácter inédito: pese a desarrollarse en un ambiente de represión y bajo estado de sitio, fueron las mas grandes de la historia de Chile y obligaron al régimen a abandonar su primera etapa de represión masiva y a dar paso a una etapa de apertura política.

Las protestas de 1983-84 unieron a dos sectores que no tenían vinculo social alguno hasta ese entonces: el proletariado industrial representado por los trabajadores del cobre principalmente y el llamado lumpen-proletariado(1) representado por los jóvenes pobladores de los barrios marginales de santiago y regiones, sector social que no tenia ninguna experiencia en algún tipo de trabajo asalariado a diferencia de los trabajadores de los influyentes sindicatos mineros, que ademas estaban lejos de las urbes como Santiago.

Las doce jornadas de protesta tuvieron características diferentes, pero estuvieron unidas por un motivo casi idéntico: manifestarse por la grave situación económica del país y exigir la renuncia de Pinochet y el fin del régimen.

Las protestas siguieron un siglo que puede dividirse en tres etapas, tomado como diferenciación de las faces, las tácticas que adopto el régimen y sus consecuencias políticas y económicas:

Primera etapa-(mayo de 1983-septiembre de 1983): Fue la etapa mas intensa y masiva de la protesta. Aunque surgió de manera espontanea por la grave crisis económica vivía el país, fue en este periodo donde participaron los principales actores sociales y políticos del momento: La confederación de trabajadores del cobre (CTC), los jóvenes y pobladores, los sectores populares y la clase media. Desde el sector político, se crea la Alianza democrática, AD-(futura concertacion)- integrada por la democracia cristiana y el bloque socialista-(vinculado la socialismo renovado)- y el movimiento democrático popular, MDP, vinculado la partido comunista, quienes también participan de la protesta. El régimen responde con una represión masiva antes durante y después de las protestas comprendidas en este periodo, donde la clase media fue reprimida de manera menos brutal que los sectores populares. Esta táctica de la dictadura para intentar dividir a los actores de las movilizaciones, no surte efectos y la protesta adquiere carácter nacional.

Segunda etapa-(octubre de 1983-marzo de 1984): Durante este periodo baja la participación de la clase media y la confederación de trabajadores del cobre se baja de la protesta, así como también la Alianza Democrática . El régimen logra disminuir la participación en las protestas y estas solo se concentran en sectores populares. La dictadura abre un espacio de participación política informal y negocia con el sector de la oposición que no participa en las movilizaciones. Presta juramento un nuevo gabinete en el que vuelve al gobierno la derecha tradicional y se promete el diseño de un itinerario para la transición a la democracia, pero solo se trata de una maniobra del gobierno para ganar tiempo, lo que provoca la reactivacion de las protestas, de desarrollo combinado de todas las formas de lucha; pacificas, violentas y de llamados a desobediencia civil y paros sectoriales.

Tercera etapa-(abril de 1984-noviembre de 1984): Después de hacer una aparente concesión política el régimen hará una aparente concesión económica. Esta vez los cambios se concentraran en los ministerios vinculados al sector económico, donde serán designados los primeros ministros que no adhieren al dogmatismo neoliberal. Si en la etapa anterior el gobierno se había abierto al sector político en esta se abrió a negociar con el sector productivo de las clases medias: pequeños empresarios transportistas, el comercio etc. La nueva orientación económica crea esperanzas en los sectores medios que nuevamente se bajan de la protesta. Por lo tanto las movilizaciones se centran en los sectores populares. Dentro de esta etapa, los meses de septiembre y octubre fueron los mas intensos: en este lapso la protesta adquirió carácter nacional y por primera vez logro la paralización parcial del país, a lo que la dictadura respondió decretando el estado de sitio el 6 de noviembre.


 Lo que pasó en la década de los 80, es un un reflejo del Chile de hoy bajo la consigna de ´´Chile Despertó``

                                    Claudio Palma A. Licenciado en historia UAHC.

(1)-Peter Woldsey, "FRANZ FANON Y EL LUMPEN-PROLETARIADO" (*)(en el que se pone de relieve si en los piases del tercer mundo es el obrero industrial en que puede ser el agente de cambio-como sostenían las tesis de Marx-o es el lumpen-proletariado el que tiene, por su numero mayor en los países del tercer mundo, mayor relevancia).
-Gonzalo de la Maza, Mario Garces. "LA EXPLOSIÓN DE LAS MAYORÍAS, PROTESTA NACIONAL 1984-1983".

noviembre 06, 2019

Los 5 grupos de extrema derecha en el Chile republicano.

Los grupos de extrema derecha durante el Chile republicano han sido impulsadas por el Estado como por la sociedad civil y no han sido lo suficientemente conocidas por la opinión pública y han actuado defendiendo-supuestamente- la chilenidad buscando una homogeneidad cultural de dudosa reputación. Han apelado al anticomunismo, a la xenofobia, al chauvinismo,  a la institucionalidad y al status quo. Ante esto, la lista es la siguiente: 

1.- Frente Nacionalista Patria y Libertad (1970-1973).

Nace como Movimiento Cívico Patria y Libertad a principios de 1970 ante el inminente ascenso de Salvador Allende a la presidencia. Ya en abril de 1971 se constituyen en el Frente Nacionalista Patria y Libertad expandiéndose a todo Chile. Era una orgánica paramilitar de clara raigambre corporativista y anticomunista teniendo los principios de la autoridad jerárquica, consistente en un gobierno autoritario y un Estado y empresas integradas.

Sus 3 acciones más relevantes fueron los siguientes:

  A.- El asesinato del Comandante en Jefe del Ejército, René Schneider en octubre de 1970 para impedir la elección de Salvador Allende por parte del Congreso Pleno.

B.- La participación encubierta en el ´´Tanquetazo``que fue un frustrado intento de golpe de Estado ocurrido un 29 de junio de 1973.

C.- El asesinato del Edecan Naval del Presidente Allende, Arturo Araya Peters como una estrategia de desestabilización política y social.

Ya posterior al golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 el grupo se autodisuelve formalmente, pasando muchos a ser agentes del Estado represor de la dictadura de Pinochet. 


2.- Milicias republicanas (1932-1936)

Impulsadas desde el mismo Estado en el periodo post república socialista (1932). Fue una organización paramilitar con el objetivo de ´´resguardar el orden institucional de la República`` para que los militares no volvieran a incursionar en los asuntos políticos y que tuvo el lema ´´Orden, Paz, Hogar y Patria``. La intención detrás de su creación era debilitar el poder de los militares, permitiendo a Alessandri purgar al ejército de oficiales golpistas. Ya en su último año de vigencia se crea un partido político sin mayor trascendencia denominado Acción Nacional.   


3.- Acción Chilena Anticomunista (ACHA). (1946-1949)

Fue una organización paramilitar creada en 1946 por Augusto Olavarría Bravo como respuesta a la integración del Partido Comunista en el gobierno de Gabriel González Videla.

 Estuvo integrado por distintos miembros del espectro político hasta del Partido Socialista.

Ya cuando se decreta la Ley de Defensa de la Democracia en 1948 la organización pierde su razón de ser, por lo que deciden autodisolverse.



4.- Las ligas patrióticas (principios siglo XX).

Eran grupos de choque paramilitares que hostigaban a inmigrantes y a obreros en huelga. Actuaron tanto en Chile como en Argentina a principios del siglo XX. En nuestro país su bastión se concentraba en el norte de Chile tomando represalias contra la población peruana. Sus postulados eran la xenofobia, el racismo, el chauvinismo y eran abiertamente hostiles a los movimientos obreros de la época.

Su modo de operar era el hostigamiento basado en marcar con una cruz negra las casas de los peruanos y chilenos ´´peruanizados''.

Luego esta orgánica proliferó por el resto del país, siendo integradas por personas cercanas a instituciones castrenses. La principal era la Liga Patriótica Militar con sedes principales en la capital y Valparaíso.

Las ligas justificaban su violencia de que había una relación entre la indignación del movimiento obrero y las tensiones diplomaticas con Bolivia y Perú, que fueron derrotados en la Guerra del Pacífico. A estos los culpaban de financiar el sindicalismo chileno, una acusación que hasta el día de hoy no tiene sustento.

Se les acusa del asalto y destrucción del local de la Federación de Estudiantes de Chile (FECH), ocurrido en Santiago en el año 1920. En aquél entonces además manifestaban su oposición a la elección como Presidente de República de Arturo Alessandri Palma.


5.- Guardia Nacional de Diego Portales (siglo XIX).

Era un contrapeso al ejército regular de la época con el propósito de desterrar a los oficiales liberales y también fue un factor de control social y electoral.

La Constitución de 1833 contempló la obligación de servir en las milicias y se estableció en el presupuesto de la nación su financiamiento permanente.

Cumplían labores de prevención policial, custodia de cárceles y patrullaje rural.

Se les cuestionaba por ser un instrumento de coacción de los gobiernos conservadores.



González, Sergio. El Dios cautivo. Las ligas patrióticas en la chilenización compulsiva de Tarapacá (1910-1922). Lom Ediciones, Santiago.

Memoria Chilena. Guardia Nacional.

Memoria Chilena. Acción Chilena Anticomunista.

Revista Ercilla. La verdad Histórica del 11 de Septiembre. 2008.

Valdivia, Verónica: ´´Las milicias republicanas. Los civiles en Armas, 1932-1936''. Santiago. DIBAM,

Rodrigo Bustos. Historiador, Chile. 


septiembre 10, 2019

Salvador Allende y sus 40 años de trayectoria política.

A horas de cumplirse otra conmemoración del golpe militar del 11 de septiembre de 1973, es importante recalcar una reseña de la vida política de Salvador Allende Gossens. Su influencia familiar no pudo ser más poderosa. Hijo de un abogado radical y masón, nació en Valparaíso el 26 de junio de 1908. Creció entre Tacna, Iquique, Santiago y Valdivia. Desde 1920 ya asentado en Valparaíso conoció al anarquista italiano Juan Demarchi , quién influyó fuertemente en su pensamiento político y en lo que era la cuestión social. 

Luego de realizar voluntariamente el servicio militar el joven Allende ingresó a la carrera de Medicina de la Universidad de Chile, llegó a presidir el Centro de Alumnos de su Escuela, y se cuenta que gustaba de discutir sobre marxismo con sus compañeros. Además formó el grupo Avance, opositor a la dictadura de Ibáñez que le valió la prisión. En esta situación se entera de la muerte de su padre jurando ante su tumba que dedicaría su vida a luchar por la libertad política y económica del país. Y murió en eso...

Siguiendo los pasos de su padre y abuelo, en 1929 solicita su ingreso a la masoneria.

Fue uno de los fundadores del Partido Socialista en Valparaiso en 1933.

De 1937 a 1970 fue parlamentario. En 1939 renunció a su cargo para asumir, durante dos años, como ministro de Salubridad de la presidencia de Pedro Aguirre Cerda. Una de sus primeras medidas fue crear los ´´Bares Lácteos'', puntos de venta a bajo precio de leche y sus derivados.

Entre 1945 y 1969 fue electo senador por distintas zonas del país. Por lo demás, entre 1949 y 1963 fue presidente del Colegio Médico. En 1952 volvieron a enfrentarse las tendencias internas del Partido Socialista, representadas por Raúl Ampuero, quién propugnaba  un  ´´frente de trabajadores'', y Allende, que abogaba por alianzas amplias. El sector de Ampuero decidió apoyar la candidatura de Ibáñez, y el partido se dividió. Los grupos minoritarios se quedaron con Allende y lo proclamaron, por primera vez, candidato a la presidencia.

En 1955 Allende fue elegido presidente del Frente Nacional del Pueblo (Frenap), una alianza que buscó aglutinar a toda la izquierda, integrando al Partido Radical.

De 1966 a 1969 fue Presidente del Senado.

Ya en 1970 llega a la presidencia de la República con mayoría relativa, siendo ratificado por el Congreso Pleno, en en el cuál implementa la emblemática 40 medidas estando entre ellas la entrega del medio litro de leche diario para los niños y niñas que hasta el día de hoy tiene vigencia.

Como presidente implementó la nacionalización del Cobre, expansión de la Reforma Agraria, creación del Área de Propiedad Social, congelamiento de los precios, aumento de los salarios de los trabajadores, etc. Todo esto no estuvo exento de dificultades por factores externos e internos, ya sea políticos,  económicos y sociales que desembocó en el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 que instaura una dictadura cívico-mílitar.

Salvador Allende no solo fue un político que supo preocuparse por los sectores desposeidos de la sociedad, sino que también fue un médico (en el puesto de anátomo-patólogo)  de una gran obra social que se refleja en su tesis de médico Higiene mental y delincuencia (1933) y cuando fue ministro de Salubridad en el gobierno de Pedro Aguirre Cerda escribió la realidad médico- social chilena donde destaca la alta mortalidad infantil de Chile y las condiciones insalubres de la población más pobre. Por eso es injusto, solo juzgarlo por sus 3 años en el que fue presidente de Chile, sino que hay que analizarlo en sus 40 años de trayectoria política y social.

Proyectos impulsados por Salvador Allende en sus periodos parlamentarios.

. Sociedad Proayuda al Niño Lisiado (el preludio de la actual Teletón).
. Sociedad Protectora de la Infancia.
. Estatuto del médico funcionario.
. Escuela de Salubridad.
. Reconstrucción Escuela de Medicina de la Universidad de Chile.




Fuentes:

1.- Allende. 100 miradas. Suplemento del Diario La Nación. 2008.

2.- Revista Ercilla Tomo I. La verdad histórica del 11 de septiembre.


Rodrigo Bustos. Licenciado en Historia. Chile

agosto 18, 2019

Los 5 graves incumplimientos de la Constitución de 1925 en Chile.

Sin duda que la implementación de la Constitución de 1925 tuvo un origen antidemocratico, autoritario y presidencialista, ya que fue impuesta por el mundo castrense en desmedro del método de la Asamblea Constituyente, aún así en sus artículos habían disposiciones que pretendían darle al Estado un carácter más democrático y transparente. No obstante y aunque cueste creerlo- ya que nos jactamos de ser un país respetuoso de la Constitución y las leyes- nunca se llegaron a cumplir porque no habían Decretos-Leyes que lo respaldaran y en términos macros la oligarquía de aquél entonces le tenía temor a la ´´democracia participativa''.

Ante la contingencia de difundir el discurso ´´políticamente correcto'' del ´´respeto'' a la Constitución, principalmente en el gobierno de Salvador Allende, se hace menester hacer una recopilación de la historia constitucional que rigió gran parte del siglo XX chileno, por eso les presentamos los 5 graves incumplimientos de la Constitución de 1925 que nos presenta el sociólogo Felipe Portales en el capítulo Graves incumplimientos de la Constitución de 1925 en el libro Historias desconocidas de Chile :


1.-  Sobre el carácter democrático representativo del Estado y su distorsión en el sistema electoral. 

En un principio el gobierno de la época (el primer gobierno de Alessandri Palma) pretendió diseñar un sistema electoral que representara la voluntad popular. Para ello, a través del Decreto-Ley 542 de Septiembre de 1925 se estableció una cédula única electoral, que al establecer efectivamente el voto secreto pondría trabas a la corruptela del cohecho y al acarreo del inquilinaje que era cooptado para votar por los candidatos que proponía el patrón, lo que era permitido por la cédula diseñada  por cada partido en aquella época. No obstante, el punto de inflexión fue el sorprendente resultado de las elecciones presidenciales de ese año en el cuál participaron Emiliano Figueroa Larraín (apoyado desde conservadores a democráticos) que obtuvo el 71,1% de los votos y José Santos Salas (apoyado por el Partido Comunista y el movimiento de asalariados) que logró un 28,3% de los votos. Este notable porcentaje del último candidato aterró a los partidos tradicionales. Más aún cuando Salas triunfó en comunas populares de Santiago. Ante este antecedente, los conservadores, liberales y radicales presionaron tenazmente al fugaz gobierno de Barros Borgoño a volver al sistema de cédulas confeccionadas por cada partido y que permitía la compra-venta de votos por los apoderados de mesa y el manejo del voto de los inquilinos. Esto lo consiguieron con el Decreto-Ley 710 que además de reintroducir la corruptible cédula de partido, incluyó un complejo sistema de pactos electorales destinado a beneficiar a los partidos con mayor preponderancia. 

Lo curioso fue que dicha modificación no generó ningún debate ni en su momento, ni posteriormente en los partidos políticos (ni los democraticos, ni el el PC ni la emergente USRACH(Unión Social Republicana de Asalariados de Chile)) mostraron alguna preocupación al respecto.

La distorsión del cohecho le permitió a la derecha tradicional-pese a perder todos sus candidatos presidenciales hasta 1958- obtener casi siempre las mayorías parlamentarias necesarias para bloquear cualquier transformación de importancia del sistema. Solo con el arrollador triunfo de Carlos Ibáñez del Campo en 1952 aquella perdería teóricamente la mayoría parlamentaria; pérdida que se haría efectiva recién en 1958, al distanciarse Ibáñez de la derecha y al conformar la centro-izquierda el Bloque de Saneamiento democrático, integrado por radicales. agrario-laboristas, demócrata cristianos, etc. De esta forma ´´el caballo'' y los partidos del Bloque llevaron a cabo dos reformas claves para democratizar el sistema político.

A).- Introducción de la cédula única electoral.

B).- Derogación de la Ley de Defensa de la Democracia que había ilegalizado al Partido Comunista de la actividad política.

  

2.- Sobre el derecho de libertad de expresión.

Éste está estipulado en el artículo 10 de la Carta Magna que postulaba lo siguiente: ´´La Constitución asegura a todos los habitantes de la República la libertad de emitir sin censura previa, sus opiniones, de palabra o por escrito, por medio de la prensa o en cualquiera otra forma, sin perjuicio de responder de los delitos y abusos que se cometan en el ejercicio de esta libertad en la forma y casos determinados por ley''  La violación de este derecho se hizo a través de la legislación que lo reglamentó: el Decreto-Ley 425- expedido antes de la aprobación de la misma Constitución-, que sancionaba con penas de prisión a ´´quién profiriere gritos o cantos sediciosos''; a quienes ´´maliciosamente publicaren disposiciones, acuerdos o documentos oficiales que deban mantenerse reservados por su naturaleza'', o a quienes ´´ofendieran'' a un jefe de Estado extranjero, en discursos, conferencias, gritos o amenazas pronunciados o proferidos en lugares o reuniones públicas, transmitidos por la radiotelefonía(...) sea por medio de escritos (...) sea por medio de carteles exhibidos al público''. Y a través del Decreto- Ley 670 que estableció que en tiempos de guerra o de ´´conmoción interior'' ´´el Presidente de la República podrá decretar la censura y fiscalización de todos los medios de publicidad, de los servicios de transmisión de noticias y de la correspondencia privada''.

Ambos decretos-leyes fueron incluso tenazmente criticados por El Mercurio, El Diario Ilustrado y la Nación.

Además para empeorar las cosas, el derecho a la libertad de expresión fue todavía más limitado a través de la Ley de Seguridad Interior del Estado (vigente hasta hoy) aprobada en enero de 1937, que aglutinó diversas normas liberticidas que habían aprobado Gobiernos de facto entre 1927 y 1932. Ella contó, sí, con el apoyo de los tres periódicos mencionados, y con el rechazo de la minoría parlamentaria de centroizquierda que poco después, siendo Gobierno, la aplicaría...     


3.- La creación de asambleas provinciales.

Las asambleas provinciales serían muy importantes para la administración de las provincias. Así el artículo 94 postulaba que el intendente de la provincia- designado por el Presidente de la República- las encabezaría. El artículo 95 indicaba  que ´´Cada Asamblea Provincial se compondrá de Representantes designados por las municipalidades de la provincia en su primera sesión por voto acumulativo y su duración será por tres años''.

En el artículo 98 se determina que podrán ser disueltas por el Presidente de la República con acuerdo del Senado, después de esto deben ser sustituidas en la forma indicada en el Art 95.

Por último el Artículo 100 plantea que ´´Las resoluciones que dicte una Asamblea Provincial, deberán ser puestas en conocimiento del Intendente, quién podrá suspender su ejecución dentro de 10 días, si las estimare contrarias a la Constitución o a las leyes, o perjudiciales al interés de la Provincia o el Estado''

Aunque cueste creerlo, hasta 1973, ningún Gobierno ni coalición política promovió el cumplimiento de estas importantes clausulas, pese a que la gran mayoría de los diputados y senadores representaban a las provincias. Así podemos ver un ejemplo concreto de el centralismo administrativo que lo acaparado muy bien Santiago.    


4.- El establecimiento de tribunales administrativos.

Se estipuló a través del Artículo 87: ´´Habrá Tribunales administrativos, formados con miembros permanentes, para resolver las reclamaciones que se interpongan contra los actos o disposiciones arbitrarias de las autoridades políticas o administrativas y cuyo conocimiento no esté entregado a otros Tribunales por la Constitución o las leyes. Su organización y atribuciones son materia de ley'' 

Tampoco hubo ningún intento de aplicarlos, pese a que ellos pudieron haber evitado numerosas violaciones de derechos humanos (como las conocidas masacres a trabajadores y pobladores), cometidas a través del abuso, discriminación o lenidad de autoridades gubernamentales. 


5.- La estipulación del derecho de indemnización en caso de errores judiciales. 

Éste estaba registrado en el Artículo 20 de la Constitución ordenando que: ´´Todo individuo a favor de quien se dictare sentencia absolutoria o se sobreseyere definitivamente, tendrá derecho a indemnización, en la forma que determine la ley, por los perjuicios efectivos o meramente morales que hubiere sufrido injustamente'' . Esta disposición habría reconocido un derecho relevante, peculiarmente para los sectores populares , que tienden a ser siempre más detenidos y sentenciados sin pruebas contundentes por el Poder Judicial.

                           El presidente  Alessandri Palma y la promulgación de la Constitución de 1925.


Fuente.

1.-  Historias desconocidas de Chile. Felipe Portales. Catalonia, 2016.

2.- Constitución política de la República de Chile. Promulgada el 18 de septiembre de 1925. Imprenta Universitaria.


Rodrigo Bustos. Licenciado en Historia. Chile.

junio 22, 2019

Las 4 claves del conflicto entre Chile y Bolivia. Una síntesis de la visión del sociólogo Felipe Portales.

¿Por qué Bolivia quedó inconforme con el tratado de 1904 con Chile?

Para responder esta pregunta es necesario dar a conocer los antecedentes fundamentales que permitan comprender al lector el histórico conflicto entre ambos países. Antes le dejamos la siguiente reseña:

En los últimos años ha estado muy latente en la opinión pública el tema de la demanda marítima de Bolivia contra Chile disputado en una corte internacional con un resultado positivo para Chile, provocando una serie de interpretaciones de la historia que han sido de índole nacionalista y carente de racionalidad. Por eso es importante hacer una revisión de la historia de aquél conflicto que tiene su mayor manifestación en la Guerra del Pacífico (1879-1883) y en los posteriores tratados y quiebres diplomáticos. Una de las personas que describe este proceso es Felipe Portales, que es un destacado sociólogo chileno que escribió en el libro Historias desconocidas de Chile un interesante capítulo titulado ¿Por qué Bolivia quedó insatisfecha con el tratado de 1904?.

El autor comienza describiendo sutilmente los antecedentes de la Guerra del Pacífico como fueron el tratado de 1874 y la expansión económica de Chile describiendo a éste último como la ´´Prusia de Sudámerica'' por su mala reputación de ser un país con afanes imperialistas en desmedro de los países vecinos.

Podríamos sintetizar en 4 hitos lo que escribe el autor sobre el conflicto diplomático entre Chile y Bolivia, describiéndola de la siguiente manera:


1.- El desconocido Tratado de 1895.

Cumplió con el conducto regular ya que el parlamento boliviano ratifica aquel tratado y es promulgado por el presidente Mariano Baptista. El mismo caso para Chile donde es promulgado por el presidente Jorge Montt y su Canciller Adolfo Guerrero en el Diario Oficial.

Es formalmente conocido como el tratado de paz, amistad, comercio y transferencia de territorio en donde no hay mucha conciencia de parte de la opinión pública de aquél tratado que se describe de la siguiente manera:

´´Chile se comprometía, una vez adquiridas definitivamente Tacna y Arica (fuere por plebiscito o por arreglo directo), a transferirlas, también en dominio definitivo, a Bolivia'', y que ´´si Chile no adquiría Tacna y Arica, se obligaba a ceder a Bolivia la caleta Vitor hasta la quebrada de Camarones, u otra analoga''*

Algo que evidentemente no se cumplió, por eso es valido preguntarse ¿Por qué la diplomacia chilena ignoró este tratado hasta el definitivo de 1904? El autor plantea que las diferencias de interpretación con respecto al alcance del corredor  y las protestas de Perú de que Chile dispusiera de territorios todavía disputados entre ellos fueron la excusa perfecta para el Estado chileno incumplir con las clausulas del tratado. ¿Es la principal causa del actual descontento boliviano con el tratado de 1904? Diríamos que no, pero es una de las tantas aristas del actual conflicto diplomático entre varios países.


2.- El tratado de 1904.

Este tratado es la piedra angular de los permanentes conflictos diplomáticos con Bolivia y que se resume de la siguiente manera:

A)Bolivia reconoce la pérdida de los territorios conquistados por Chile a cambio de compensaciones económicas como la construcción  del ferrocarril Arica-La Paz, la concesión a Bolivia del libre tránsito comercial por los puestos del Pacífico y el derecho a constituir agencias aduaneras en los puertos chilenos.   

Ya más adelante Bolivia tratará de objetar este acuerdo bilateral por medio de memorándum bilaterales y conferencias internacionales con el argumento de que su país ´´no puede vivir aislada del mar'', sin dar un argumento sólido al respecto. Lo que se reflejó en el fallo final del Corte Internacional de la Haya.


3.- La injerencia diplomática de Estados Unidos en el conflicto.

Sabía usted que Estados Unidos fue el mediador en las negociaciones por la disputa territorial entre Chile y Perú por las ciudades de Tacna y Arica?. ¿Qué tanto Bolivia como Perú unieron sus esfuerzos para que en la Conferencia de París y luego en la Sociedad de Naciones (Post Primera Guerra Mundial) ordenaran la revisión de los tratados de 1883 (de Ancón con Perú) y de 1904 teniendo como resultado un rotundo fracaso?

Ya en 1920 el gobierno de Chile le notificó discretamente a Estados Unidos que estaba dispuesto a entregar Tacna a Perú y que existía la posibilidad de traspasar a Bolivia la caleta de Sama y una faja de terreno extendida desde dicha caleta hasta el ferrocarril Arica-La Paz, solucionando así las aspiraciones portuarias de Bolivia.

Luego en 1926, cuando Estados Unidos estaba mediando para la realización del plebiscito consensuado en el Tratado de Ancon (para concretarse en 1894), el gobierno de Chile le presentó al estadounidense una propuesta alternativa al plebiscito que según el ex presidente Arturo Alessandri dejaba Tacna para el Perú, Arica para Chile y una faja para Bolivia. Así se especula que esta propuesta fue mencionada como una de las causas por las que Estados Unidos, con el acuerdo del Perú declaró impracticable realizar aquél plebiscito.

Ante esto usted se preguntará por qué Estados Unidos tiene que intervenir en decisiones limítrofes bilaterales ajenos a sus fronteras? Qué intereses tenía la potencia del norte en las controversias mencionadas? Sin duda que el gobierno norteamericano estaba disputando la hegemonía económica con Inglaterra, principalmente en el rubro de la minería. Lamentablemente las grandes potencias instalan sus tentáculos en desmedro de la soberanía de los países en conflicto....



4.- El tratado de Lima de 1929.

Este tratado ha sido soslayado por los gobiernos de Chile y Bolivia en el diferendo marítimo y que resolvió el conflicto con el Perú devolviéndole a este la Provincia de Tacna y ´´conservando'' Chile la de Arica. Usted se preguntará que relación tiene Bolivia en este tratado? Sucede que existe una clausula secreta que impide cualquier acceso soberano al mar para Bolivia en el extremo norte de Chile si no se cuenta con el consentimiento de Chile-Perú. Es decir que desde entonces el tema de la mediterraneidad de Bolivia no es un tema bilateral, sino que trilateral. Como muestra de esto en 1975 se llegó a un acuerdo entre Chile y Bolivia (El acuerdo de Charaña) para que esta última tuviera un acceso soberano al mar a través de una franja territorial en el extremo norte de Chile, a cambio de un territorio boliviano equivalente que obtendría nuestro país. Respecto de ella, Perú presentó una contrapropuesta de un triangulo de soberanía compartida por los tres países en la zona de Arica que Chile y Bolivia rechazaron, volviendo todo a foja cero.




*Gonzalo Vial, Historia de Chile (1891-1973), Volumen II, Editorial Zig-Zag, Santiago, 1982, p.188.

Bibliografia.

- Felipe Portales. Historias desconocidas de Chile. Catalonia.2016.

- Gonzalo Vial, Historia de Chile (1891-1973), Volumen II, Editorial Zig-Zag, Santiago, 1982, p.188.


Rodrigo Bustos. Licenciado en Historia, Chile.

junio 15, 2019

La refundación del liberalismo económico. La sociedad Montt Pellerin.



Como se ha observado, el coloquio Lippmann, se fijó el objetivo de refundar el liberalismo, aun cuando estuvo dominado por las fracturas entre corrientes teóricas disimiles de las cuales las más destacadas fueron la que postulaba la economía social de mercado y la que defendía el sistema económico neoclásico. Las diferencias teóricas sobre el papel del estado en la dirección del modelo, unido a la idea de refundar el liberalismo, iniciativa, con una notable falta de madures por lo reciente de su propuesta y hasta los orígenes etimológicos del término “nuevo liberalismo” provocaron que el coloquio Lippmann en 1938 dejara sus objetivos incompletos.

Sin embargo, el coloquio sirvió de base para que nueve años más tarde tuviera lugar una idea que durante la segunda guerra mundial germino en la mente de Friedrich Hayek: reunir a un “amplio frente de hombres de buena voluntad” que se dieran a la tarea de refundar y poner en pie de guerra al liberalismo. Así en abril 1947 se inauguraba la Sociedad Mont Pelerin. La SMP nace autoproclamándose como un grupo de intelectuales con un interés netamente científico y doctrinario, independiente de los partidos políticos.

Queda de manifiesto desde el inicio que, a diferencia del coloquio Lippnamm, ya no existía una cantidad de corrientes teóricas heterogéneas, ni el riesgo de fracturas, la visión de defender las tesis neoclásicas es mucho más homogénea que antes. Solo subsiste la heterogeneidad disciplinar ya que hay abogados, historiadores, cientistas políticos, periodistas, filósofos y economistas. Más allá de los nombres de los asistentes y su orden de importancia, está clara dentro de la sociedad la idea weberiana (11) de demarcar las funciones del intelectual, del político y del técnico-(economistas)- con miras a promover la implantación del modelo de libre mercado en el mundo.

Entre los organizadores e invitados estaban: Ludwig Erhard, William Rappard, Maurice Allais, Aron Director, Walter Eucken, Milton Frideman, Friedrich Hayek, Franck Knigth, Fritz Machlup, Salvador de Madariaga, Ludwig Von Mises, Michael Polanyi, Karl Popper, Lionel Robbins, Wilhem Ropcke, y George Stigler. El carácter pluridisciplinario de la reunión inaugural en Suiza se fue diluyendo con las siguientes reuniones donde predominarán los economistas de profesión de los cuales los más destacados serán Gary Becker y James Buchanan.

En el caso de Montt Pellerin, tuvieron especial peso en la elaboración teorico- intelectual Von Mises, Hayek, Ropcke y el filósofo Karl Popper. Desde la elaboración intelectual. Desde la visión de la implementación técnica de un modelo de economía libre tuvieron influencia economistas como Maurice Allais, Aron Director y Milton Friedman y desde el enfoque de la experiencia política, estuvo el llamado padre del “milagro alemán” de post-guerra Ludwhig Erhard.

En la SMP las corrientes teóricas casi se reducen a dos: la encabezada por Wilhem Ropcke y William Rappard, quienes van a postular la economía social de mercado. Esta corriente en Mont Pelerin, representó los valores de solidaridad cristiana y se trasformo en un programa económico que postulaba una sociedad agraria de pequeños propietarios alejada de las leyes del mercado que pudieran concentrar la propiedad de la tierra en unas pocas manos. Sus postulados económicos se trasformaron en la columna vertebral de las coaliciones social-cristianas en Europa. A pesar de defender esta teoría y de tener diferencias notables con Hayek, al respecto hay que recalcar que Ropcke y Rappard comparten con este su radicalidad en contra de la intervención estatal en la economía.

Pero en Mont Pelerin, la escuela más influyente fue la neoclásica o neoliberal, por dos razones: primero porque abordo temáticas clave en la que todos participaron como la libre empresa, la economía de libre mercado, medidas contra cíclicas de pleno empleo, teoría monetaria, libre fijación de precios, salarios mínimos y sindicatos entre otros. En segundo lugar, porque abordo el análisis de la economía desde varios campos disciplinarios y epistemológicos: desde la filosofía política, sociología, antropología, epistemología, historiografía y economía.

Quienes analizaron la sociedad abierta de manera multidisciplinar, fueron Friedrich Hayek y Karl Popeer. Desde lo filosófico Hayek asume una postura de ruptura total con el liberalismo del siglo XVIII, es decir con enciclopedismo racionalista de Descartes y Rousseau. El racionalismo cartesiano consideraba que solo debemos creer en lo que podemos demostrar y que el racionalismo debe observarlo y analizarlo todo para conocer “la cosa en sí”. La diferencia entre el verdadero liberalismo y el falso para Hayek estaba precisamente en el papel que se asignaba la razón, que para Hayek era muy limitada en el hombre como para poder conocer la cosa en sí, y por lo tanto decidir que era justo y que no lo era. El filósofo austriaco se oponía al liberalismo clásico, por intentar crear un orden social basado en la razón y el conocimiento, despreciando las tradiciones. Hayek respecto de los hombres y las tradiciones tenía una visión marcadamente evolucionista; no hacía falta el conocimiento perfecto hacia el pasado, ya que, si el hombre de la modernidad vivía bajo cierto orden normativo, era porque ese orden y esas tradiciones habían sido más fuertes para sobrevivir a otros órdenes que no pudieron mantenerse en el tiempo. Dado esto, el liberalismo clásico, así como la economía keynesiana y el socialismo de planificación central chocaban constantemente con el obstáculo de la razón humana y su pretensión de aspirar a conocer en todo momento que es deseable o no para las sociedades.

Epistemológicamente, Hayek considera que la razón humana está muy limitada y que las interacciones del individuo no se dan a través de un aprendizaje sistemático, sino que la mayoría le vienen dadas y es imposible justificarlas racionalmente. En Hayek hay una concepción negativa del conocimiento humano al que considera incapaz de conocer el mundo en su totalidad, dado que es imposible la totalidad del conocimiento, el individuo puede solo conocer fragmentos de este, por lo cual no puede predecir el comportamiento futuro de hombres y mujeres que ni siquiera conoce, mucho menos predecir los comportamientos de los mercados; solo se puede aspirar  a tener una parte de la información no las informaciones completas de todas las interacciones humanas, de ahí la imposibilidad de las direcciones de economías dirigistas-estatistas en resolver que producir, como producir y para quien.

Friedrich Hayek realiza un análisis epistemólogo y antropológico saliéndose del análisis económico propiamente tal. En esta empresa de elaborar un análisis original, se apoya en las tesis de Kant (empirismo) y David Hume (escepticismo). Si hubiese que sintetizar su pensamiento, se podría decir que Hayek pensaba que la razón humana no ha generado el orden actual de las cosas y por lo tanto tampoco podría modificarlo. Siendo limitada la razón, y el conocimiento disperso es imposible planificar y preveer procesos, puesto que no se pueden establecer las relaciones causa-efecto que serían necesarias para anticiparse a las crisis.


La influencia de Karl Popper, la ruptura filosófica con el liberalismo clásico y el nacimiento de la escuela de Chicago

En la elaboración epistemologíca de Hayek se advierte la influencia del racionalismo crítico de Karl Popper quien postulaba que todo conocimiento científico es provisorio. Aun así, se distanciaba de las teorías popperianas ya que este filosofo fue el autor del criterio de demarcación de las ciencias o falsacionismo que era eminentemente empírico; era la experiencia la que debía establecer si los enunciados científicos se acercaban a la verdad o se alejaban. Además, la teoría de Karl Popper era científica, no una visión del mundo como la de Hayek; si las primeras son más acotadas, las segundas son más extensas y difieren en su fundamentación.

Las relaciones entre las tesis del pensamiento de Friedrich Hayek y el liberalismo clásico de los siglos XVII y XVIII fueron siempre complejas; dos de los grandes representantes del liberalismo John Loocke y Thomas Hobbes, consideraban que todos los hombres eran iguales por naturaleza. Hayek por el contrario creía que los hombres eran naturalmente desiguales. Esta diferencia teórica se unió al “antirracionalismo” de Hayek. Pero su teoría lejos de ser una creación original, es más bien un “compilado original” de pensamientos, donde destaca la influencia de aquellos teóricos que Hayek denominaba como verdaderos liberales: Tocqueville, Smith y Ferguson, además de rescatar los pensamientos de Mendeville y David Hume. Sin embargo, aun con los “verdaderos liberales” tenía diferencias ya que Kant hizo alusión a la importancia de la independencia de la razón en su pensamiento, así como Tocqueville subrayo que el individualismo se exacerbaba con el despotismo, ya que aislaba al sujeto y lo alejaba del espacio público y de la comunidad.

Aún cuando la Sociedad Mont Pelerin es tenida como más homogénea teóricamente de lo que fue el coloquio Lippmann, no es menos cierto que también surgieron diversas corrientes y se originaron disputas importantes. Es en la SMP donde hace su debut la escuela de Chicago y es este encuentro, el primero que recibe grandes fondos económicos de la las patronales norteamericanas, opuestas al estado keynesiano. Siempre se tiende a creer que uno de los personajes más destacados de la escuela de Chicago es Milton Friedman, y se piensa que este fue incluso el alma de la Sociedad Mont Pelerin. Ambas afirmaciones, sin embargo, están lejos de ser reales. Milton Friedman no es el miembro más destacado de la escuela de Chicago ya que ese momento, Aron Director y Franck Knight eran los máximos representantes de esta incipiente escuela y quienes invitaron Friedman al coloquio.

Lo cierto es que Milton Friedman no fue un asistente destacado en esta reunión y la escuela de Chicago que en ese momento está influida por Henry Simons y liderada por Director y Knight, era muy distinta teóricamente de los que fue después con Friedman a la cabeza.

En efecto después de la SMP surge una nueva fractura dentro del neoliberalismo que ya no solo se limita a las diferencias con la economía social de mercado “progresista” de Lippmann y Ropcke, divergencia característica de la primera mitad del siglo XX. En Mont Pelerin además, surge la divergencia entre la escuela a austriaca y la escuela de Chicago. La escuela austríaca siempre dio prioridad a un enfoque más filosófico y metodológico en tanto que la escuela de Chicago, ya con Friedman a la cabeza le dará primacía a un enfoque estadístico, propio de los economistas como se constata en su obra cumbre. De hecho, Friedman sostenía que el impacto del monetarismo se debía a su rigor científico y no a ser producto de una tesis filosófica. Sus estudios señalaban que una economía de libre mercado no estaba necesariamente sujeta a crisis cíclicas como la crisis de 1929, la condición suficiente para evitarlas era que las autoridades monetarias no cometieran demasiados errores graves.

Hacia la década de los setenta y ochenta, la escuela de Chicago con Milton Friedman como principal figura era muy distinta de la original que encabezaron en la SMP Director y Knight y se volvió clave en el cambio radical que experimento la economía de libre mercado con las contrarrevoluciones de Ronald Reagan y Margaret Thatcher. Friedman incluso independizo a la escuela de Chicago de la herencia de Mont Pelerin y radicalizo su idea de libre mercado sin intervención estatal. Una prueba de la “limpieza” que realizo al interior de la sociedad de las “ideas de la economía social de mercado” fue realizar en Viña del Mar en 1981 un coloquio de la sociedad dando el visto bueno a las políticas económicas de Augusto Pinochet, así como a las medidas autoritarias para implementarlas.

La razón por la cual Hayek, apoyaba la idea de una democracia autoritaria no era una coincidencia. De hecho, la organización de la sociedad Mont Pelerin, estaba encaminada, más que a reformular la economía de libre mercado, a reformular las democracias en lo político-institucional y cultural.

Para lograr este objetivo, se debía levantar la tesis de una democracia limitada y de un estado autoritario. Su propósito era combatir el capitalismo keynesiano de protección a la clase trabajadora y el solidarismo reinante y sentar las bases para un capitalismo desregulado. Pero lo realmente controvertido de esta reunión, fue la voluntad de sus participantes de reemplazar el liberalismo clásico del siglo XIX, tradicionalmente ecléctico y muchas veces inorgánico, a una internacional liberal con una estructura asombrosamente parecida a las internacionales organizadas por el comunismo, donde los revolucionarios serían los tecnócratas, que con una idea homogénea de lo que debía ser el neoliberalismo, ocuparían los ministerios de economía, imbuidos por la intelectualidad que Mont Pelerin. Este fenómeno se hizo efectivo en los ochenta y sobre en los noventa después de la caída de los socialismos reales.

Pero es difícil explicar por que este encuentro, que perseguía objetivos tan maximalistas y universales se realizó en 1947, en un periodo tan desfavorable para las tesis de la economía liberal. El capitalismo desarrollado estaba entrando en una larga fase de auge, era su edad de oro, en las décadas cincuenta y sesenta, gracias a las políticas de demanda agregada del keynesianismo, por lo que las advertencias del liberalismo acerca de las nefastas consecuencias de la regulación del mercado por parte del estado no parecían verosímiles. Sin embargo, en 1973, la economía de post guerra de corte keynesiano entra en una profunda recesión, combinado por primera vez bajas tasas de crecimiento con altas tasas de inflación. Fue en ese momento cuando las tesis de Hayek adquirieron popularidad, ya que el estallido inflacionario, lejos de ser causa directa de la subida de los precios del petróleo, fue producto de las demandas de los trabajadores, que con sus demandas de aumento salarial habían socavado las bases de la acumulación capitalista. Esta diagnostico era funcional con lo que se quería instalar: un estado fuerte en su capacidad para reprimir y debilitar a los sindicatos y controlar el dinero, pero limitado en los gastos sociales y la intervención en la economía, y para lograr este objetivo se debían bajar los impuestos a las ganancias mas altas y crear contingentes de trabajadores de reemplazo para dejar sin efectos las huelgas y quebrar a los sindicatos. Las tesis filosóficas, políticas y económicas salidas de la SMP, sirvieron de soporte ideológico para lo que vendría en 1974. Principalmente a partir de ese año se lleva a la práctica de manera sistemática en la economía mundial un desplazamiento del poder económico del aparato productivo al mundo de las finanzas; básicamente es este proceso en la practica lo que encarna el neoliberalismo; la financiarizaciòn de todo: desde la gran circulación del capital, hasta los aspectos más básicos de la vida cotidiana lo que supone, además de un giro económico, un cambio cultural a gran escala. La concentración de capital industrial dejo de ser clave para el crecimiento de la renta per cápita, como si es clave, desde los noventa, para ese crecimiento la concentración de capital financiero. En solo treinta años desde 1960 a 1990 el eje del sistema capitalista mundial dio el giro mas radical de la historia, producto de una decisión sistemática de las elites económicas mundiales para consolidar su “ascenso de poder de clase” (2). En producir el cuerpo teórico que le dio legitimidad a este proceso, fueron claves los intelectuales de la SMP y posteriormente los tecnócratas que utilizaron varios países del tercer mundo como laboratorio para implantar el modelo.





(1) Max Weber deja en claro el rol del intelectual debe ser independiente y estar además por sobre el del político o la coalición de partidos que tratan de llevar un conjunto de sus ideas a la práctica.



(2)   David Harvey, describe el “acceso del poder de clase” como el reemplazo de los duelos del capital físico, por lo ejecutivos financieros, y lo identifica como una decisión sistemática de las clases altas para gobernar dentro de un circulo de capitalismo sin acceso a la competencia. Para un análisis más en profundo ver . David Harvey, “Breve historia del neoliberalismo”, 2007.



Por: Claudio Palma A.

Los orígenes del neoliberalismo económico. La cuestionable etapa moderna del capitalismo.


El escribir hoy un artículo sobre el neoliberalismo se hace imprescindible, no solo por la coyuntura de crisis económica que vive el mundo, sino por ser este modelo el que ha gobernado los destinos del mundo los últimos veinticinco años, sin ningún contrapeso. Qué duda cabe ya que el gran fenómeno que ha dominado la política económica mundial marcadamente desde principios de los noventa ha sido la reducción del radio de acción del estado, las privatizaciones masivas, las desregulaciones en el comercio a escala mundial y la deslocalización, desregulación y tercerización del mercado laboral.

El neoliberalismo ha sido discutido tanto por sus partidarios como sus detractores hasta incluso en su etimología ya que muchos ponen en duda que se pueda hablar de libre mercado o liberalismo con la concentración masiva de capital en unas pocas manos que es el fenómeno que domina el escenario mundial hoy, y se prefiere hablar hasta de neocapitalismo, capitalismo de estado o hasta incluso neo corporativismo. En ocasiones los intelectuales que defienden el libre mercado han querido hacer una defensa del liberalismo clásico y criticar a aquellos que hablan del sistema económico actual calificándolo de neoliberalismo, argumentando que en los últimos treinta años el estado ha crecido como nunca (1).Pero el Estado hoy no crece por el número de empresas que nacionaliza, sino por el aumento del gasto público encaminado precisamente a atender las áreas donde el marcado no llega, o más radical aun a nacionalizar empresas privadas en quiebra para luego volver a privatizarlas; en efecto, hoy hasta incluso el crecimiento temporal del estado está diseñado para privatizar las ganancias y socializar las perdidas. El problema de cómo conceptualizar etimológica y teóricamente el actual modelo económico mundial es uno de los problemas que abordare en este escrito.

Este problema es importante ya que su resolución engancha con el problema de fondo que dice relación con el balance que se hace de este modelo que asumió el control total del sistema económico mundial desde la desaparición de los socialismos reales.
Sus partidarios sindican el actual momento de la historia como el de mayor prosperidad y movilidad social que ha conocido la humanidad, círculo virtuoso que atribuyen a la implantación y desarrollo del modelo en casi todo el mundo.

Pero varios de sus detractores han venido levantando la tesis de que el actual modelo de desarrollo tendrá un costo elevadísimo. Varios autores han advertido sobre el cambio de modelo de desarrollo desde aquel que domino las mecánicas de circulación del capital a finales del siglo XIX y principios del siglo XX y el actual modelo, que no se basa en un capitalismo totalmente nuevo sino en un modelo con muchas reminiscencias del antiguo, pero que sin embargo no ofrece respuestas para los nuevos problemas que enfrenta la humanidad. Solo por describir a grandes rasgos el nuevo enfoque teórico mundial, los problemas que antes constituían grandes retos para la humanidad como el dominio de la naturaleza, la acuciante pobreza, el hambre o las enfermedades curables, suponían graves y grandes problemas, pero, aun así, problemas que tenían un carácter relativamente “estático”, dada la realidad institucional de finales del siglo XIX y principios del XX (2). El cambio tecnológico y la llegada de la modernidad han traido una nueva ola de desarrollo capitalista que, junto con sus beneficios, ha generado sin embargo una cantidad de problemas sociales y económicos que ya no son estáticos, sino que veloces, que mutan constantemente de tamaño y que circulan con la misma velocidad que el movimiento y circulación de mercancías que se ha impuesto con el cambio tecnológico y la globalización.

Para este nuevo tipo de problemas sociales y económicos tan radicalmente distintos a los del siglo XIX y XX, el actual modelo no ofrece respuestas, antes bien los reproduce, ya que se encuentran en su propia dinámica; la concentración de la riqueza, el tráfico de drogas, la reproducción de la pobreza y sus rebrotes, así como el cambio climático hoy a diferencia de hace ciento veinte años atrás son de un desarrollo rápido de un cambio de tamaño y magnitud que se produce en cuestión de meses o semestres y su dinámica es inherente a la dinámica de circulación de mercancías y capital financiero propia de la globalización, la más rápida circulación de toda la historia. La constatación de que estos graves problemas sociales y medioambientales surgidos en la era industrial, agravados en la así llamada modernidad y era post-industrial, no parecen tener una solución posible dentro de este modelo, y su nueva dinámica ha generado todo un debate teórico acerca del modelo económico que tememos y como denominarlo, ya sea para justificarlo, sustituirlo o reformarlo.

Para estos efectos, como señalamos anteriormente se ha recurrido a la teoría existente, así como también a la etimología y a los orígenes de categorización ideológica, en otras palabras, al nominalismo cargado de historicidad. Dicho esto, para analizar el actual modelo, las ciencias sociales necesitan de la historiografía hoy acaso más que en ninguna otra época.

Habiendo existido una época clave en la historia como la década de los noventa, se hace necesario describir las formas distintas de sistemas de libre mercado y los intelectuales que la conceptualizaron ya que en no pocos casos el neoliberalismo se igualo al marxismo en su pretensión científica y su postulado central según el cual había leyes que regían la historia vinculadas a las variables económicas y los modos de producción.

Siguiendo la línea de esta similitud, veremos hasta qué punto el neoliberalismo constituyó al igual que las revoluciones socialistas una revolución jacobina en su concepción de modelar la sociedad.

Friedrich Hayek la va a otorgar a las ciencias políticas como disciplina y a la política un rol tan esencial como a la economía, sobre todo en lo relativo al sistema de partidos que debe prevalecer en una democracia de contención para garantizar la economía de libre mercado.

La idea de una democracia protegida se encuentra es el centro teórico del sistema político propuesto por Hayek en el cual gobierna la virtud. Para él estas dimensiones no son elaboraciones indeterminadas, es decir producto de la deliberación de la voluntad popular, sino que vienen pre construidas. Para Hayek la libertad económica es la más esencial de las libertades y en una democracia política todo el resto de las libertades están supeditadas al derecho de propiedad. Siempre se señala a la dictadura de Augusto Pinochet como la adaptación histórica a las tesis políticas y económicas de Hayek, incluso consagradas en la constitución elaborada por el gobierno militar, aun cuando este régimen no haya sido ni mucho menos el único en intentar llevar a la práctica las tesis hayekianas.

Los orígenes etimológicos y teóricos del neoliberalismo se pueden situar en la década de 1930 del siglo XX donde establecen una franca ruptura con el liberalismo clásico del laissez-faire y aún más, una revisión crítica de lo que fue contractualismo del siglo XVIII en el que se inspiró el liberalismo y la democracia representativa tradicional. La tarea de la refundación intelectual no condujo a una doctrina unificada y el tremendo y casi utópico desafío de revisar las bases teóricas del liberalismo clásico produjo a varias corrientes y concepciones epistemológicas que divergieron radicalmente en lo teórico y que no son reductibles a luchas de poder o diferencias menores. Los orígenes etimológicos y genealógicos del neoliberalismo son más intrincados de lo que pudiera pensarse y se sitúan en varias fechas, contextos y procesos distintos como veremos.


                                         La antesala del origen

En algunas ocasiones se tiende a pensar que los orígenes del neoliberalismo están en el siglo XX y si bien esto es hasta cierto punto correcto, no hay que olvidar el profundo impacto que tuvo en la sociedad europea la corriente de pensamiento liberal en el siglo XIX. Mientras el liberalismo anglosajón estuvo en muchos casos fuertemente ligado a la religión- (especialmente al protestantismo)- el liberalismo continental europeo tuvo fuertes diferencias con esta, especialmente con la iglesia católica. En España, Francia, Alemania e Italia hablar de liberalismo era evocar el materialismo racionalista, totalmente opuesto al poder temporal de la iglesia. Este conflicto llega al continente americano y en el caso de Latinoamérica el liberalismo continental intensifica su disputa con la iglesia católica.

La influencia de las ideas de la ilustración y de la Revolución Francesa ayudo a que el desarrollo de las ideas liberales viera en el viejo régimen todo vestigio de religiosidad, enfrentándose, por lo tanto, los liberales con los creyentes en América Latina. Esta diferencia explica en parte porque fue característico del siglo XIX en el continente el enfrentamiento entre liberales y conservadores. En esta confrontación, así como en el alejamiento de la corriente liberal de las concepciones religiosas fue clave la masonería. Pero también es importante señalar que las ideas liberales necesitaban un acercamiento con la iglesia a fin de convocar mayor atención pública. Esta necesidad provoca que no pocos liberales evoquen un “nuevo-liberalismo” que se distancia de su rivalidad filosófica con el clero y que los distinga del liberalismo clásico. Este “nuevo liberalismo” que intenta permear en América Latina, tiene un profundo impacto en Europa, especialmente en Italia y Alemania. Se postula que esta nueva manera de ver el liberalismo está asociada a fines del siglo XIX y principios del XX a la formación de los partidos social-cristianos y demócrata-cristianos en la Europa continental.


       El origen del concepto en el siglo XX; El coloquio Lippmann

Rastrear el origen del término neoliberalismo en el siglo XX es intrincado ya que para encontrar por primera vez los vestigios de la palabra hay que situarse en la década de 1920. Es ahí donde puede comenzar a rastrearse el término, por una parte, podría decirse que casi su primera aparición, en forma de termino y de programa económico es en el trabajo del economista sueco Eli. F Heckscher en 1921(3). Así mismo en el libro de Ludwig Von Mises socialismo de 1922, donde el teórico austriaco expresa la necesidad de someter a exhaustiva revisión los viejos principios liberales. Bernard Walpen asegura que el termino neoliberalismo ya había sido usado por Hans Honegger para describir una corriente que ya existía en Suiza (4). En 1927 nuevamente Von Mises en otro libro, liberalismus vuelve a expresar la necesidad de adoptar un nuevo liberalismo. Sin embargo, luego de estos dos escritos surge una controversia: Von Mises argumenta que se debe coincidir con el liberalismo clásico en el sentido de que “la mejora material de todas las clases asalariadas solo se puede dar con el aumento sostenido del capital basado en la propiedad privada de los medios de producción. La economía subjetiva a ratificado este principio a través de la teoría de salarios”.

De esta cita se desprende que Von Mises no cree que exista una ruptura absoluta con el viejo liberalismo aun después del surgimiento de la teoría subjetiva del valor (5). Así muchos discípulos de éste aseguran que el autor cuando hablaba de “nuevo liberalismo” lo hacía refiriéndose a los socialistas encubiertos o a aquellos que solo eran pseudoliberales y no liberales reales en todo el sentido político y económico del concepto. La confusión aumenta si se considera que también usa el término para señalar el surgimiento de un “nuevo liberalismo” después de la aparición de la teoría subjetiva del valor. Es decir, en sus escritos Von Mises cita al nuevo liberalismo para designar fenómenos tan diversos como posturas políticas ambivalentes de sus correligionarios, a los socialistas que hacen pasar por liberales y a una filosofía y proceso económico como la teoría subjetiva del valor.

En el año 1938 se reunieron en París un grupo de destacados pensadores liberales por iniciativa del periodista Walter Lippman. A esta reunión se le conoció como el coloquio Lippman. Se produjo en los albores de la segunda guerra mundial donde el auge del estalinismo en Rusia y el ascenso del nazismo en Alemania arrinconaban a la ideología liberal.

Participaron en el seminario varios de los representantes más ilustres de las escuelas liberales de la época entre ellos estaban Friedrich Hayek, Ludwig Von Mises, Jacques Rueff, Alexader Rustow, Wilhelm Ropcke, Detauoff, John Condliffe, Michael Polandyi Louis Rougier, Walter Lippman y Louis Baudin. El coloquio Lippman tuvo una gran importancia ya que según Louis Baudin fue ahí donde se acuño por primera vez en la historia en forma efectiva el término neoliberalismo, sin embargo, esta reunión ha sido un desafío para la investigación historiográfica, ya que no existen actas de esta reunión. Si hubiese existido esta sería una fuente documental de primer orden, pero solo existe el testimonio del propio Baudin en un libro que escribió a mediados de la década del cincuenta.

El propósito del coloquio fue analizar las razones por las cuales el liberalismo había caído en el descredito. En la reunión se culpó a buena parte de la clase política europea de abandonar los principios liberales de finales del siglo XIX y al abandonarlos precipitar a Europa a la primera guerra mundial. Se acuño entonces el término neoliberalismo para destacar una nueva corriente de pensamiento que se basaría en cuatro principios: el mecanismo de precios libre, el estado de derecho como tarea principal del gobierno, el reconocimiento de que a ese objetivo el gobierno puede sumar otros y la condición de estas nuevas tareas deben decidirse mediante el consenso público.

El coloquio Lippman convoco a varias corrientes del liberalismo bastante variopintas de entre las cuales la más destacada es la que planeta la formación de un nuevo liberalismo que deje de lado el liberalismo clásico manchesteriano basado en el laisser faire y adopte un “dirigismo de estado” un “estado interventor” distinto al planteado por el socialismo de planificación central y al de la economía keynesiana. Se trataba de un estado basado en el imperio de la ley que regulara auténticamente los desvíos del laisser faire. Para esta corriente encabezada por Walter Lippman y Louis Rougier, el liberalismo clásico había cometido el fatal error de pensar que la economía de mercado podía funcionar fuera de la jurisdicción del estado de forma automática, sin necesidad de leyes gubernamentales que la rigieran y aun así funcionaria en perfecto equilibrio; existía un orden natural que provocaba que las leyes del mercado fueran metafísicas y que funcionaban con independencia de las leyes del estado y la sociedad. Para Lippman y Rougier las ideas genéricas del liberalismo clásico no habían generado las condiciones para la libre competencia sino una concentración de riqueza y capital que contradecían en casi todos sus postulados al equilibrio perfecto. Era la autoridad del estado y las leyes las que debían volver a generar las condiciones para la libre competencia, como decía la metáfora de Rougier: “el liberalismo clásico deja circular a los coches en todos los sentidos generando embotellamientos y accidentes, la planificación central le dicta a los autos las horas de salida y si itinerario suponiendo que es el mejor que pueda tener un conductor, el nuevo liberal impone un código de circulación admitiendo que no es forzosamente el mismo en tiempos de transportes acelerados que en tiempos de diligencias”(6).

En esta reunión se observan varias fracturas entre corrientes, si algo caracterizo al coloquio Lipmann fue su capacidad para reunir a corrientes liberales muy heterogéneas que tenían diferencias es cuestiones económicas no menores. La corriente de Walter Lippman y Rougue sostenían que el estado liberal debía intervenir para mantener y renovar continuamente los condiciones que generaban la libre competencia, ya que la concentración de capital, especialmente de capital industrial creaba monopolios donde los precios los fijaban un grupo reducido de oferentes lo cual contradecía en dos puntos centrales a la economía clásica: la libertad de precios y la libertad de los demandantes para elegir entre muchos oferentes. Con la concentración de capital unos pocos fijaban los precios aproximándose de esta a manera a un mecanismo de precios como el que poseía la planificación central.

En segundo término, está presente una corriente muy heterogénea que va a ser conocida como Ordo-liberalismo a quienes se les atribuye ser los padres de la economía social de mercado.

En esta corriente son claves las figuras de Wilhem Ropcke y Alexander Rustow, padres de la escuela alemana. Su tesis apuntaba a que el marco del mercado se circunscribe al marco de lo humano, que es mucho más amplio que el mercado mismo, de lo cual se concluye que en una economía social de mercado deben existir salvaguardas para proteger a los menos favorecidos.

También en esta corriente son claves Alfred Muller-Armack quien define más exactamente lo que debe ser una economía social de mercado. Muller-Armack había llegado al convencimiento de que no podía aplicarse ninguna política económica con éxito, sino estaba regida por un principio coordinador que garantizara la libre competencia pero prestando atención a los problemas sociales que generaba dicho orden, para este teórico era claro que la competencia solo podía darse bajo marcos temporales y los ciclos económicos en los que no se daba generaban crisis que no podían ser llevadas por la sociedad como se había constatado con la crisis de 1929. Sin embargo, Muller-Armack así como Edgar Nawroth teóricos de la economía social de mercado compartían con el resto de las corrientes del coloquio su adherencia a los principios de la libre fijación de precios y su rechazo a la economía dirigida keynesiana. De esta manera podría explicarse por qué la corriente que defendía la economía social de mercado fue la primera en transformarse en programa político y ser tomada por un sinnúmero de colectividades políticas incluida la social democracia. Su oposición decidida a la formación de monopolios y el papel del estado para rescatar de la quiebra a estos atentaba contra el tronco de los principios de la libre competencia.

La tercera corriente está representada por Ludwig Von Mises y Friedrich Hayek quienes defienden en forma decidida lo que se va a conocer como economía neoclásica: la desregulación masiva de la economía, los medios de producción en manos privadas y la libre fijación de precios, así como el libre comercio sin trabas y una política fiscal restrictiva como expresión de un estado reducido solo a las labores coercitivas y jurídicas. La economía neoclásica tenía muchos opositores dentro del coloquio que sostenían que este modelo no podía evitar la formación de monopolios que, como ya se dijo, eran un obstáculo a la libre fijación de precios y a la libre competencia. Sin embargo, para Von Mises, mentor de Hayek, los monopolios no eran intrínsecamente perversos. Su tesis consistía en demarcar una clara diferencia entre lo que era la concentración de capital y los monopolios propiamente tales: el primer proceso era beneficioso para formación de capital fijo y la generación de nueva tecnología, por lo tanto, la concentración de capital era necesaria. Los monopolios por otra parte, para Von Mises no eran una consecuencia natural del mercado sino una consecuencia de la intervención del estado en la economía, por lo que no podía reprochársele a los automatismos del mercado ni su formación ni su consolidación.
Se podría concluir que los orígenes genealógicos del neoliberalismo van mucho más allá de los primeros estudios críticos que se le hacen en la década de los ochenta.

Así mismo el neoliberalismo no es homogéneo. Al menos en la etapa del coloquio Lippmann encierra muchas fracturas, discrepancias y tensiones principalmente entre dos grupos: aquellos que critican abiertamente el liberalismo manchesteriano clásico (7) y lo responsabilizan del descrédito del liberalismo a nivel mundial y un segundo grupo más bien renuente a aceptar la crítica al liberalismo clásico, pero igual de convencido que el primero en la necesidad de refundar en liberalismo. En el primer grupo se identifica a los padres de la economía social de mercado en el segundo estaría el origen de la escuela de Chicago. El coloquio Lippmann es importante porque es un debate heterogéneo, característica que se perderá en la reunión de Montt Pelerin.

Como quedo esbozado antes, en los orígenes genealógicos del neoliberalismo, el coloquio Lipmann es clave por que deja en claro dos puntos importantes: el primero es que para la investigación historiografía, es importante la existencia de documentos que acrediten lo que alguien dijo, por sobre la fuente oral. El otro punto dice relación con aquellos que argumentan que el termino neoliberalismo fue esgrimido por quienes critican al liberalismo y quieren desprestigiarlo, argumento inviable ya que desde su génesis el neoliberalismo es muy heterogéneo, por su naturaleza a criticar filosófica y económicamente al keynesianismo, al marxismo y al liberalismo manchesteriano; resulta útil revisar estos dos puntos. El primero atañe específicamente al aspecto de la investigación historiográfica. Según muchos autores la única fuente de primer orden que existe sobre el coloquio Lipmann es un libro que escribió Louis Baudin en 1950(8). Budin participo en la reunión y fue uno de sus principales expositores, aun así el tiempo que dejo pasar-(casi doce años)- para escribir el libro ha provocado que muchos académicos destacados como Enrrique Ghersi(9) no consideren un ensayo como documento de primer orden, por contener solo la versión de uno de los participantes, su “propia versión” no contrastada. Pero si un ensayo con impresiones subjetivas y con distancia de tiempo no es suficiente, si deberían ser documentos historiografícos de primer orden; las actas el coloquio, como las que desclasifico Serge Audier en el año 2012(10). Este si es un documento oficial que da luces casi definitivas a la investigación sobre la primera vez que se usó el termino neoliberalismo. Aun así, no sería para nada descartable la versión de Bernard Walpern, al afirmar que la aparición más remota del término surgió en 1921, en Suecia en forma de programa o en Suiza en 1925.

El segundo punto importante esta reunión fundante es filosófico-doctrinario y dice relación con las rupturas que ha de tener lugar el “nuevo liberalismo” con el marxismo, el keynesianismo y el liberalismo clásico. Como ya se señaló, para Von Mises estaba claro que tenia que establecerse una diferencia entre concentración de capital y monopolio, si la concentración de capital fijo era positiva para la economía por su mayor capacidad para invertir en tecnología nueva, los monopolios no lo eran, por sus efectos en la fijación de precios. Este análisis era especialmente difícil porque, si se aceptaba desde un principio que, en el capitalismo, la concentración de empresas y capital eran una consecuencia inevitable de su desarrollo, se aceptaba una de las tesis principales del marxismo científico sobre el capitalismo y su declive, que se traduce en su tendencia a la acumulación de capital. Si esta tesis era aceptada, el coloquio y la “renovación del liberalismo” perdía su sentido. De ahí que Von Mises, el representante de la ortodoxia liberal en la reunión expusiera que no es el libre mercado el responsable de la formación de monopolios, sino la intervención del estado en la economía el que los forma. Si se aceptaba esta tesis, la acumulación de capital era el producto de privilegios jurídicos y por lo tanto la libre competencia era lo natural. Pero precisamente la crítica al liberalismo clásico-manchesteriano era su férrea defensa de la libre competencia como ley natural; para los participantes del coloquio, esta tesis del liberalismo clásico había terminado en la primera guerra mundial y posteriormente en la crisis de 1929. La libre competencia no podía darse de manera “espontanea a partir de condiciones” como las leyes de la naturaleza; el hombre, el estado tenían que intervenir de forma artificial para que esta competencia se diera; había que tener un entramado jurídico y social que posibilitara la libre competencia, que por definición era “artificial”, no natural, construida y modificable. Esta última característica es aquella en la que la reunión pretendió ahondar: al orden natural espontaneo que postulaban los pensadores del liberalismo clásico del siglo XVIII había que sustituirlo por un orden legal, el liberalismo moderno requiere una jurídica que la norme, que le de legitimidad, es decir un intervencionismo jurídico del estado diseñado por un grupo de legisladores, no por la naturaleza. Esta tesis que será clave en el coloquio; desde el punto de vista político, lo será en la Sociedad Mont Pelerinn, desde todo punto de vista; político, filosófico, económico, sociológico y antropológico. Además, el coloquio, sentará las bases para lo que después será conocido como democracia autoritaria- (que tendrá un protagonismo innegable en todo el siglo XX)-, por ahora solo decir que en esta reunión fue el principio de la ruptura por parte de los nuevos liberales, con las tesis del liberalismo de los siglos XVIII y XIX.

      Notas.

(1) Ghersi Enrrique. “el mito del neoliberalismo”, estudios públicos, 2004.

(2) Algunos académicos como Atilio Boron que analizaron el capitalismo de finales del siglo XIX, observan que tenía condiciones donde la pauperización, el analfabetismo fuesen aceptadas por las clases subalternas, dado que eran sociedades mucho mas integradas. La explotación de las clases subalternas, exigía un grado de sociabilidad con las clases oligárquicas, que provocaba que los flagelos sociales endémicos y su solución tuvieran un desarrollo lento pero abordable. Otro sería el caso de las sociedades con capitalismo neoliberal de finales del siglo XX donde las clases altas y las clases populares no guardan vinculo alguno. (Boron, Atilio, “La trama del neoliberalismo”, clacso,2003).

 (3) Salinas, Adán. Debates neoliberales en 1938. El coloquio lippmann, Revista de filosofía nº26, 2016.

 (4) Opp cit.

 (5) La teoría subjetiva del valor se oponía a las tesis sobre el valor de uso y cambio postulada por Marx, al afirmar que el valor de una mercancía no estaba determina por el trabajo que se invertia en ella o por una propiedad inherente, sino por la importancia que el individuo le dada para lograr sus objetivos y deseos. (Stavisky, Sebastián. “La teoría subjetiva del valor como fundamento de la figura del empresario en la obra de Hayek”, Revista de la carrera de sociología vol. 8, 2018).

 (6)  Romo, Héctor, “los orígenes del neoliberalismo del coloquio limppmann a la sociedad mont pelerin”, Economiaunam, Nº43, enero-abril 2018.

 (7)  Fue la liga de manchester la que planteó un liberalismo de competencia perfecta sin intervención del Estado al sostener que la libertad y el libre intercambio estaban implícitas en las leyes de la naturaleza, por lo tanto, se daban en el hombre de manera espontánea, tuvo su apogeo entre 1825 y 1845.

 (8) Boudin, Louis, “l aube d un Nouveau liberalisme”, 1953.

 (9) Ghersi, Enrrique, “el mito del neoliberalismo”, 2004.

 (10)  Audier, Serge. “el coloquio Lippmann, los orígenes del neoliberalismo”, parís, 2012.





Claudio Palma Araya. Historiador, Chile.